Mi profesor favorito me conoce y conecta conmigo.

Mi profesor favorito.

Fuente: Pixabay.

Mi profesor favorito no era Einstein. No obstante, ese docente supo conocerme como individuo y conectó conmigo a través de su vocación.

Con todos los profesores que sentí una conexión especial, me dieron eso dos regalos. Jamás olvidaré cuando mi maestra de 6º de primaria dijo a mi madre que podía sentir la historia cobrar vida cada vez que me preguntaba la lección de conocimiento del medio. 8 años después decidí matricularme en la carrera de historia en la universidad. Aunque no todos las interacciones fueron tan trascendentales como esa, son ese tipo de conexiones las que enseñar merezca la pena a nivel humano. 

La letra con sangre entra y los retos del siglo XXI

La letra con sangre entra… Este podría haber sido el eslogan de enseñanza de la España anterior al siglo XXI.

La letra con sangre entra

Fuente: Pixabay

Todavía recuerdo como los castigos físicos no eran tan raros cuando yo iba a la escuela en los años 90. Jamás se me olvidarán las collejas que nos daba mi profesor de primero de primaria por no saberte la lección, cometer errores, portarte mal o no traer la tarea hecha. Por no hablar de las historias que mis padres comparten de su paso por la escuela (manotazos con anillos que te dejaban marca en la cara, golpes con la regla, etc.). Con el tiempo menos profesores han usado la letra con sangre entra, pero ha marcado a muchas generaciones de alumnos.

Respeto en la escuela ¿estás cometiendo estos 9 errores?

respeto en la escuela

¿Las faltas de respeto en la escuela se pueden prevenir? Fuente de la imagen: morguefile.com

El respeto en la escuela es la columna vertebral de un centro sano.

El artículo de hoy vale su peso en oro, y no solo por el valorque tiene el respeto en la escuela, sino por las técnicas que voy a compartir contigo. Si las aplicas, vas a notar una transformación cuando te comuniques con tus estudiantes. Todos sabemos que los adolescentes son más proclives a las faltas de respeto. No obstante, los docentes tenemos más influencia de la que pensamos a la hora de prevenir este problema. Y la forma en que lo vamos a hacer es poniendo atención a nuestro lenguaje y nuestra actitud en el aula.

Máster de secundaria ¿qué pensáis?

Master de secundaria

Lincoln pensando en el master de secundaria. Fuente: Pixabay.

El master de secundaria… ¿Veis la cara tan reflexiva que tiene Lincoln? Pues así es como me siento yo ante mi nueva etapa educativa.

Tras cuatro años enseñando español en U.S.A, este verano regreso a España. Además, esta semana he sido admitido en el máster de secundaria de la Universidad Autónoma de Madrid. La imagen que tengo de esta fase formativa me genera muchas preguntas:

¿Cómo no dejarse manipular por estudiantes?

Fuente: Pixabay.

La asertividad es una destreza esencial en el aula. Sin ella, no seríamos capaces de lidiar con los problemas del aula ni con los estudiantes que los crean.

Nuestra asertividad se ve retada cada vez que se nos presenta un problema y en las reacciones que nuestros estudiantes presentan sobre los mismos. A veces nuestros alumnos reaccionan a los problemas con tácticas manipulativas para influenciar nuestro comportamiento. Nuestro primer filtro para evitar que esto ocurra es ser consciente de estos esfuerzos manipulativos en el momento que se presentan. Con este objetivo, me gustaría presentaros los 10 derechos de docentes asertivos. Estos nos van a ayudar para identificar los distintos tipos de manipulación y dar respuesta a ellos de forma eficaz.

El desierto de la enseñanza, o cómo no quemarte como docente

Fuente: Pixabay.

Ser docente es una profesión dura como el desierto.

Lo sabes y por mucho que te digan: ¿pero sabes cuántas vacaciones tienes? Todos sabemos que sin ese oasis sería aún más complicado cruzar el desierto del año escolar jeje. Ahora que llegamos a un oasis, me gustaría compartir una reflexión con vosotros sobre el tipo de docente que queréis ser.

Durante nuestro viaje de la enseñanza, podemos distinguir dos tipos de docentes:

Cómo escuchar a tus estudiantes y ganarte su atención

Fuente: Pixabay

No saber escuchar es un error muy común que no te puedes permitir. Lo cometen muchos padres y docentes, y he de reconocer que yo también lo he cometido en el pasado.

La clave está en la escucha activa. Sí, sé que suena algo simple y obvio, pero esconde mucha más complejidad. Que entiendas este concepto va a marcar una gran diferencia en la forma que te comunicas con tus adolescentes (y me atrevería decir que con muchos adultos también). Permíteme que te de un ejemplo propio.