Estudiantes de 10 a 14 años, cómo entender y celebrar su desarrollo

En Estados Unidos existe una etapa educativa intermedia entre la primaria y la secundaria llamada escuela media. Su objetivo es adaptarse mejor a las necesidades educativas que tienen los estudiantes en la primera adolescencia (por lo general, jóvenes entre los 10 y 14 años).

Durante la primera adolescencia, nuestros estudiantes suelen estar llenos de energía y les encanta jugar e imaginar. Fuente de la imagen: morguefile.

Mi escuela es un buen ejemplo de esta filosofía y estas son algunas de las estrategias que desarrollamos para potenciar el aprendizaje de nuestros alumnos:

  • Empezar el día con 30 minutos de tutoría para facilitar la transición entre casa-escuela. Durante este tiempo, los profesores preparan actividades que fomentan la interacción entre estudiantes, su conocimiento de ellos mismos, sus compañeros y otras culturas.
  • Una asignatura dedicada enteramente a trabajar por proyectos. En ella se fomenta el aprendizaje cooperativo y el desarrollo de destrezas en torno a la investigación. Los estudiantes exploran un tema desde un punto de vista interdisciplinar,  formulan preguntas esenciales que les gustaría resolver y trabajan en grupo para resolverlas y presentar sus resultados a la comunidad.

En el libro Upstanders: How to engage middle school hearts and minds with inquiry escrito por Harvey Smokey Daniels y Sara K. Ahmed, los autores reservan un capítulo entero a analizar los retos y beneficios de enseñar a estudiantes de este grupo de edad. Al principio de este capítulo Sara y Smokey comparten la siguiente cita tan inspiradora con nosotros:

Si tu ves lo que los jóvenes adolescentes traen a tu clase como una promesa más que como un problema, la enseñanza en la escuela media puede ser uno de las cosas más ilusionantes y satisfactorias que harás en tu vida. El hecho es que los jóvenes adolescentes tienen multitud de preguntas y preocupaciones sobre sí mismos y su mundo, y su imaginación y curiosidad nunca paran de funcionar. Ellos aman ideas si estas arrojan luz sobre temas que son personal y socialmente relevantes para ellos. Aman explorar y debatir temas sobre justicia y lo que es correcto. Aman aprender nuevas habilidades que les ayudarán a desarrollar algo que quieren hacer o piensan que merece la pena. Les encanta explorar en profundidad mediante proyectos que son sobre grandes ideas o problemas. Y si tú ves a los jóvenes adolescentes de esta forma y aprendes cómo enseñar así, en el camino ellos aprenderán más y aprenderán mejor que si tu les ves como un problema que tienes que resolver.

Traducción propia del inglés al español del prefacio a What every middle school teacher should know (Brown and Knowles 2014).

 

¿Quieres seguir leyendo? Este es mi primer artículo de esta serie sobre el libro Upstanders: How to engage middle school hearts and minds with inquiry. Continua leyendo aquí: /2016/07/07/first-blog-post/

Para continuar la conversación en los comentarios, tengo unas preguntas para ti:

  • ¿Qué estrategias de aprendizaje te funcionan mejor para educar a estudiantes de 10 a 14 años?
  • ¿Qué comportamientos positivos y negativos más frecuentes encuentras a la hora de enseñar a este grupo de edad?

Click here to subscribe

Please note: I reserve the right to delete comments that are offensive or off-topic.

Leave a Reply

2 thoughts on “Estudiantes de 10 a 14 años, cómo entender y celebrar su desarrollo

  1. En primer lugar, ¡me encanta el blog! Es mi cuarto año como profesora, y me siento muy identificada con las experiencias y con los consejos que tan bien desarrollas. En cuanto a las preguntas que haces lo que a mí mejor me funciona con estudiantes de esas edades son dos cosas. La primera, proponerles actividades que les permitan crear algo divertido. Doy lengua y siempre me sorprendo de lo mucho que disfrutan mis alumnos describiendo monstruos horribles y frecuentemente tiernos (un poco como son ellos). Lo segundo que me funciona bien es meter alguna actividad lúdica, aunque a veces es todo un reto organizativo (se pueden alterar demasiado). Por supuesto, es importante establecer buenas rutinas de trabajo. Todavía están aprendiendo a aprender y es bueno reforzar el cómo aprendemos…
    En cuanto a los comportamientos positivos y negativos creo que tanto los buenos como los malos están relacionados con las emociones. Los estudiantes de esta edad, si están entusiasmados son capaces de un trabajo brillante, investigan, se esfuerzan por corregirse, participan en clase… Pero si no tienen motivación… Interrupciones, bromas, lanzamiento de objetos varios…

    Esta es mi experiencia, pero como decía todavía estoy aprendiendo. Muchas gracias por compartir tus experiencias y conocimiento.

  2. Gracias por tus palabras de ánimo y compartir tu perspectiva de 4 años de enseñanza, Belén. Estoy de acuerdo, siempre es recomendable incluir ingredientes creativos y lúdicos en la receta de nuestras lecciones. 🙂