La regla de oro de la enseñanza: mantén la calma y no entres al trapo

zen-178992_1920

Fuente: Pixabay

¿Alguna vez te has sentido fatal después de haber discutido con un alumno? Seguro que te ha pasado, el alumno no toma responsabilidad por una mala acción y reacciona echando la culpa a los compañeros o faltando respeto al profesor. El docente se calienta, alza la voz y rebate todos los argumentos del alumno. Al final da igual quién gana la discusión porque el maestro es el que siempre acaba derrotado.

Pero… ¿por qué nunca voy a ganar una discusión con un alumno?

  1. Tu relación con ese alumno se va a resentir, lo que va a dificultar cada vez más vuestra comunicación.
  2. Estás asumiendo que tu estudiante va a reaccionar de forma racional, pero la experiencia nos dice que este no suele ser el caso.
  3. Quizás consigas resultados a corto plazo, pero si basas tu autoridad en la confrontación y el miedo no vas a conseguir que te respeten y sigan tus instrucciones cuando no estés mirando.
  4. No estás guiando a tu estudiante para que madure y se desarrolle como persona.
  5. Si la conversación es en público, no vas a ser un modelo de conducta constructivo para el resto de estudiantes.
  6. Si pierdes la calma, pierdes el control y sin control es más probable que digas y hagas cosas de las que no estés orgulloso luego.
  7. Al final tu estado de ánimo va a acabar por los suelos.

Pero entonces ¿qué hago ? ¿Le dejo campar a sus anchas y ya está? Antes de contestar, me gustaría que leyeras las siguientes citas y te tomes un momento para reflexionar.

Sé el cambio que quieres ver en el mundo. Fuente: pinfrases.com

Traducción aproximada: no te pongas al mismo nivel de los que juegan sucio. Fuente: chandatemplewrites.com

¿Cómo te has quedado? ¿Estás dispuesto a probar algo nuevo? Yo te propongo dos estrategias que van a ayudarte a mejorar la comunicación con tus estudiantes para gestionar problemas de comportamiento de forma efectiva. Además, ambas promueven la reflexión y el desarrollo personal en el estudiante.

  • Reunión rápida de resolución de problemas: toma alrededor de tres minutos y su objetivo es revisitar las reglas con el estudiante y pedir un cambio de comportamiento.
  • Reunión completa de resolución de problemas: sucede como respuesta a un estudiante que rompe las reglas repetidamente. Toma entre 10 y 15 minutos.

Este es mi primer post sobre  ¨diseños de desarrollo¨. En la siguiente entrada desgranaré estas dos estrategias que emanan de esta metodología.  Sigue mi blog para no perderte el próximo artículo lleno de consejos prácticos para mejorar la comunicación con vuestros estudiantes.

 

 

Click here to subscribe

No Responses

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: