¿Estás del mismo lado de tus estudiantes?

Vale, ya sabemos que es una mala idea discutir y rebatir los argumentos de un alumno sobre su comportamiento. Todos los profesores tenemos una imagen bastante nítida de cómo van este tipo de conversaciones. Pero por si acaso no estás muy convencido, te recomiendo leer este artículo sobre el tema.

No obstante, si lo que estás buscando es otra forma de comunicarte con tus estudiantes, sigue leyendo porque vas a encontrar técnicas concretas que van a revolucionar tus interacciones con tus estudiantes.  Sí, has leído bien, si aprendes estas técnicas vas a dar un giro de 180 grados a tus sentimientos y a tus resultados porque vas a comunicarte de forma asertiva sin regañar a nadie.

Fuente: Pixabay

Para ser asertivo no necesitas enfadarte. Fuente de la imagen: Pixabay

La primera técnica se llama ¨quick problem-solving conference¨ y en español la vamos a llamar reuniones rápidas de solución de problemas.  Recurre a esta técnica cuando un estudiante está rompiendo una regla de forma recurrente. El siguiente texto es una traducción propia del inglés al español de la siguiente obra: The Origins Program (2012): Developmental Designs 2. Resource Book, p. 128 y 129.

Esta técnica empieza estableciendo una relación positiva con el estudiante. Por este motivo, el tono que va a emanar de nuestra voz es el de la colaboración y la resolución de problemas. La principal idea que necesitas tener en tu mente es la creencia de que nuestro estudiante puede mejorar. El principal mensaje con que el estudiante se tiene que quedar es que Yo estoy de tu lado. Podemos solucionar este problema juntos. Nosotros vamos a comunicar nuestra comprensión dentro de un marco de expectaciones rigurosas para el autocontrol.

Este tipo de reuniones duran alrededor de dos o tres minutos. Su propósito es tener una primera aproximación individual con el estudiante, recordarle las normas, y pedir un cambio de comportamiento. Si el estudiante está abierto a cambiar, este recordatorio puede que sea suficiente. Si no, es probable que tengas que reforzar con una reunión completa de solución de problemas que explicaremos más adelante.

Incluso si tienes solo un par de minutos antes de la reunión rápida, prepara tu mente una imagen equilibrada del estudiante, con sus fortalezas y debilidades, para que puedas creer en su capacidad para crecer como persona.

Aquí tienes paso a paso cómo liderar una conferencia rápida de resolución de problemas.

  1. Describe el problema: presenta el comportamiento negativo que ha causado la reunión. Trata de hablar desde la perspectiva de tu papel de protector de los acuerdos de la clase (nota del autor del blog: en caso de que no tengas una constitución para tu clase, entonces trata de presentarte como el protector del derecho de aprender y de respeto de todos los estudiantes). Frases que puedes usar en esta parte: he notado que estás teniendo dificultades con… las reglas de la clase señalan que…
  2. Comprende: formula preguntas del tipo: ¿por qué estás teniendo problemas con…? ¿qué te está frenando para…? ¿Podría ser…?
  3. Planea para el futuro: ¿cómo podemos conseguir que vuelvas a tu mejor comportamiento? Sugiero que probemos con…
  4. Cierra: resume el plan. Ofrece algún gesto de apoyo y unidad como ofrece estrechar tu mano con el estudiante o da una palmadita amistosa en su hombro. No olvides mencionar que volveréis a hablar del contenido de vuestro plan en el futuro para ver el progreso.

RECUERDA: evita soltar el rollo, ponerte a la defensiva, regañar, o ser sarcástico.

Nota del autor del blog: no olvides centrarte en un solo problema por reunión, ya te ocuparás del resto en futuras reuniones. Y lo más IMPORTANTE: no rebatas los argumentos del estudiante (excusas, mentiras, comentarios inmaduros, etc.). Mantén la calma, no entres al trapo y sigue el plan con los cuatro pasos de arriba. 

Por supuesto, esta técnica no es una solución mágica y no va a ser infalible con el 100% de tus estudiantes. Lo que sí te puedo garantizar es que tu comunicación va a mejorar de forma sustancial con tus estudiantes y vas a observar mejores resultados que si simplemente regañas o entras a debatir las excusas que el estudiante te da. Como siempre, es recomendable adaptar la técnica a tu propio estilo y a las necesidades de tus estudiantes. De esta forma, estarás guiando al estudiante a desarrollar su autocontrol y su crecimiento personal.

Sigue mi blog por email y recibe una guía para mejorar la atención de tus estudiantes. Simplemente rellena el formulario de abajo ahora para recibir la guía en tu correo.

Click here to subscribe

2 Comments

  1. Belén noviembre 20, 2017
    • sanchezjonatan noviembre 20, 2017

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: