Tu última esperanza antes de hacer esa llamada a los padres

A veces hay estudiantes que siguen rompiendo las reglas de la clase a pesar de tus esfuerzos por redirigir su comportamiento en el aula y haber tenido una reunión rápida de solución de problemas con el alumno.  En este punto, muchos docente echan mano del teléfono o del correo electrónico para buscar soluciones con los padres.

secretary-1536946_1920

Fuente: Pixabay.

El contacto con la familia a veces lleva resultados, aunque al mismo tiempo se suele pagar el precio de mermar la relación de aprendizaje estudiante-docente. Por ese motivo, yo aconsejo hacer uso de esa estrategia solo como última opción (no recurras a ella hasta que no hayas explotado todas tus otras opciones primero).

Si ves que una reunión rápida de solución de problemas no ha funcionado, te aconsejo probar con las reuniones completas de solución de problemas. Estas son sus características:

  1. Suelen durar alrededor de los quince minutos.
  2. Su objetivo es identificar las razones del mal comportamiento del estudiante y crear un plan para mejorar en el futuro.
  3. El rol del maestro es dirigir la reunión, pero siempre tratando de (re)construir la relación maestro-estudiante.
  4. Para que funcione, es imprescindible que la conversación se base en un mutuo acuerdo sobre la definición del problema y la creación de un plan para solucionarlo.

A continuación comparto una traducción propia de los pasos a seguir en estas reuniones. El siguiente texto es una traducción propia del inglés al español de la siguiente obra: The Origins Program (2012): Developmental Designs 2. Resource Book, p. 131.

Establece una conexión personal

Empieza por describir aspectos positivos y negativos que has notado. Pregunta qué ha notado tu estudiante. Expresiones que podemos utilizar en esta parte: he notado que… va bien, ¿qué has notado que vaya bien?, he visto que… presenta un problema para ti ¿tú también lo ves?, ¿qué notas que necesita mejorar?

Llama a las cosas por su nombre

Nombra la regla que el estudiante rompe constantemente. Habla desde una posición de protección de los acuerdos de la clase o del derecho de aprender del resto de estudiantes. Nombra la meta u objetivo que no se está siendo realizado. Expresiones que podemos utilizar en esta parte: las reglas de la escuela dicen…, nuestro contrato social dice…, nuestro acuerdo es…, tu meta era…

Comprensión

Ve a la raíz del asunto. Expresiones útiles para esta parte: ¿qué te está impidiendo alcanzar tus metas?, ¿por qué estás teniendo dificultades para seguir esta norma?, ¿tu comportamiento te está ayudando a alcanzar tus objetivos?, ¿podría ser que…?

Alternativas

Trata de averiguar qué puede hacer el estudiante de forma diferente. Recolecta ideas del estudiante. Expresiones: ¿qué puedes hacer ahora?, ¿qué te podría ayudar a conseguir lo que realmente quieres?, ¿quieres escuchar otras ideas que otros han probado?, ¿qué puedo hacer para ayudarte?

Acuerdo de intento

Haz un acuerdo explícito que incluye revisar si se está cumpliendo en el futuro. Expresiones: ¿estás dispuesto a intentar esto?,  desde ahora ¿vas a…?, volveremos a hablar el día x para ver qué tal va el acuerdo.

Práctica ¨qué pasa si…¨Presenta posibles obstáculos que el estudiante podría encontrar y propón formas de evitarlos. Expresiones: ¿qué harás sí…?, ¿qué pasa si…?

Revisión

Hablemos de qué tal te va con nuestro acuerdo.

*Recuerda: evita echar el rollo y estar a la defensiva durante la reunión.

En el pasado he tenido reuniones con mis estudiantes y siempre me había sentido improvisando y  con poca habilidad para lidiar con las excusas de los estudiantes. Estos pasos me han ayudado mucho a tener una hoja de ruta en la que siento que el estudiante y el docente forman parte del mismo equipo y trabajan juntos para alcanzar sus objetivos.

Recuerda, si el estudiante no está tomando responsabilidad trata de reformular tu pregunta usando una expresión diferente dentro de la misma categoría. Si eso no funciona, pasa al siguiente paso. Y lo más importante: no entres a rebatir las excusas o comentarios poco afortunados de tus estudiantes, simplemente sigue con la siguiente pregunta o el siguiente paso. Si sigues esta técnica es más probable que el estudiante termine cooperando que si entras en una discusión acalorada donde al final vais a salir perdiendo los dos.

Sigue el blog por email para no perderte entrevistas a otros profesores y más técnicas prácticas para que puedas seguir guiando a tus estudiantes hacia la responsabilidad y el autocontrol.

Click here to subscribe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: