Revoluciona tu clase con la mentalidad del crecimiento

strawberries-828627_1280-1

Fuente: Pixabay

Nuestros estudiantes a veces actúan como profetas del aprendizaje. Aquí tienes algunos ejemplos negativos de este fenómeno:

  • No soy bueno en matemáticas.
  • Los idiomas no se me dan bien.
  • No puedo con la historia.

Hay una palabra mágica que puede cambiar completamente esta ecuación y es la clave para desarrollar una mentalidad de crecimiento en nuestra escuela. Esta palabra es…

  • La lectura no es lo tuyo, todavía.
  • La química es demasiado difícil, todavía.
  • Los deportes no van contigo, todavía.

¿Pero como una simple palabra va a cambiar nada? Las palabras representan ideas, insuflemos las mentes de nuestros alumnos con las siguientes:

  • La cultura del esfuerzo.
  • La mentalidad de crecimiento.

Para aprender las dos van de la mano siempre. Nos esforzamos para crecer, crecemos gracias a nuestro esfuerzo. Este mensaje debe ser nuestra brújula para enseñar y comunicarnos con nuestros estudiantes. Cuando un maestro adopta la mentalidad de crecimiento sabe que todos sus estudiantes pueden mejorar, y que el esfuerzo y no el talento, es la clave para alcanzar ese crecimiento.

Somos afortunados porque ya existen investigaciones que confirma estas ideas: los niños que tienen una mentalidad de crecimiento rinden mejor académicamente que los que tienen una mentalidad fija. Puedes echar un vistazo al blog de Escuela con Cerebro para acceder a los resultados de estas investigaciones.

https://escuelaconcerebro.wordpress.com/2015/02/12/mentalidad-de-crecimiento-la-mejora-siempre-es-posible/

Aquí tienes consejos prácticos para promover la mentalidad de crecimiento entre tus estudiantes.

  1. En clase, alaba siempre su esfuerzo y no su inteligencia. Ejemplo: me encanta que hayas justificado tu respuesta en este párrafo. Es importante sustentar nuestras ideas con argumentos. 
  2. Anima a tus estudiantes a actuar y pensar para mejorar cada día. Ejemplo: veo que te has esforzado en completar la actividad. Para seguir mejorando quiero que tengas en cuenta lo siguiente: cuando estés corriendo, no te olvides de practicar las respiraciones inhalando el aire con la nariz y expulsándolo por la boca. 
  3. Los pequeños pasos son importantes. Si ves que tus estudiantes están atascados en un contenido o habilidad, trata de dividir el aprendizaje en secciones menores para que sigan avanzando. Ejemplo: vamos a centrarnos en los conceptos clave de la Revolución Francesa. Cuando los domines, exploraremos sus diferentes partes. 
  4. Mima el proceso de aprendizaje, no te ciegues con los resultados. Ejemplo: aunque no has hallado la respuesta correcta todavía, puedo ver que te has esmerado en seguir las instrucciones paso a paso. La próxima vez sigue tan bien todos los pasos y presta más atención a las multiplicaciones. 

Para terminar, te dejo un video de Carol Dweck sobre la mentalidad de crecimiento, espero que lo disfrutes tanto como yo:

 

Click here to subscribe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: