Tienes que ser más malo o tus estudiantes no te van a tomar en serio (I)

Fuente: pixabay.com

¿Qué tipo de docente quieres ser? Si llevas un tiempo en la enseñanza, es probable que hayas escuchado decir la expresión del tìtulo: “es que tienes que ser más malo o tus estudiantes no te van a tomar en serio”.  A menudo este consejo es dado a docentes con poca experiencia o que tienen poca confianza en su enseñanza.

Desde mi punto de vista, este tipo de consejo puede ser útil porque señala una carencia en el docente donde concentrar esfuerzos de mejora. Sin embargo, no presenta una solución constructiva ni para el docente que lo recibe ni para sus estudiantes. Estas son mis razones:

  • Ser un buen profesor no implica ser cruel, ni humillar a tus estudiantes.
  • Seguir ese consejo crea un conflicto moral en el docente. Conozco a varios profesores que lo han intentado y el resultado no es ni efectivo, ni creíble y además les crea un malestar mayor.
  • La mayoría de nosotros que tiene vocación de enseñar, no se metió en esta profesión para ejercer un abuso de poder en nuestros alumnos.
  • Educar a través del miedo no ayuda a crear un clima de aprendizaje y convivencia. Y si no, echa memoria a tus experiencias como estudiante ¿de verdad se aprendía bien cuando estabas más preocupado de evitar humillaciones de ese maestro que de la propia lección? ¿Se puede transmitir ganas de aprender de esa forma? ¿Qué tipo de ejemplo es para sus alumnos un profesor que está continuamente gritando o abusando verbalmente de sus estudiantes?

Aunque podamos estar o no de acuerdo con las razones de más arriba, los retos de los profesores que no siguen esta filosofía y tienen problemas para ejercer su autoridad no desaparecen:

  • La clase es ruidosa.
  • Los conflictos son resueltos de forma improvisada y sin constancia.
  • El maestro no inspira respeto entre sus estudiantes conflictivos.
  • Los problemas de comportamiento reducen en exceso el tiempo para aprender.

Este dilema es frecuente entre muchos de nosotros. Tras mucha reflexión y lecturas, he llegado finalmente a dos conclusiones:

  • La afirmación que para ser un buen profesor es necesario ser malo es una falacia. Existen excelentes profesores que no necesitan humillar a sus estudiantes para tener un control efectivo de sus clases.
  • El perfil ideal de un buen profesor es aquel que tiene un equilibrio sano de dos cualidades: dominio y colaboración.

Veamos a qué definición de ambas me refiero:

  • Dominante: que ejerce su poder sobre algo o alguien.
  • Colaborativo: que participa con otros en la consecución de un logro o trabajo.

En el siguiente artículo, os hablo en profundidad de estas dos cualidades y cómo ejercer un rol eficaz y equilibrado como docente en el área de la disciplina. Puedes consultar la segunda parte aquí: 

https://revolucionalaclase.com/2017/05/15/tienes-que-ser-mas-malo-o-tus-estudiantes-no-te-van-a-tomar-en-serio-ii/

¿Te ha gustado el artículo? ¿Te gustaría recibimir más? Rellena el formulario de abajo y recibirás gratis la guía para mejorar la atención de tus alumnos con descansos mentales.

Click here to subscribe

Los conceptos de dominio y colaboración los encontré leyendo la obra dirigida por Robert J. Marzano: Classroom management that works: research-based strategies for every teacher. Las definiciones de dominante y colaborativo provienen del diccionario de Escasa Calpa que está disponible online a través de wordreference.com.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: