Tienes que ser más malo o tus estudiantes no te van a tomar en serio (II)

Fuente: Pixabay

En el artículo anterior, hablábamos de estilos de enseñanza y presentamos los conceptos de dominio y colaboración. A continuación os muestro algunos ejemplos de estos perfiles vistos a través de estos conceptos.

  1. Exceso de dominio y falta de colaboración: profesores que abusan de su poder y no dudan de hacer uso de la humillación para controlar sus clases. No escuchan y ven a sus estudiantes conflictivos solo como un problema y no como parte de la solución.
  2. Falta de dominio y exceso de colaboración: profesores que son dialogantes o permisivos hasta el punto de ser débiles. No ejercen suficiente su autoridad y no cuentan con las herramientas necesarias para establecer límites y manejar sus clases.

Como se puede apreciar, estos estilos crean problemas y no cubren las necesidades académicas y socio-emocionales de los estudiantes (y por añadido del docente). Lo sé por propia experiencia, en mis dos primeros años de enseñanza tuve bastantes elementos del perfil 2 y también tuve algunos momentos del 1 fruto de mis inseguridades para compensar. ¿Cómo se puede alcanzar un equilibrio sano entre dominio y colaboración en la enseñanza entonces? La clave está en alcanzar un perfil fuerte en ambos parámetros de dominio y colaboración sin caer en excesos.

  • Profesor con un dominio equilibrado: son proactivos porque están continuamente atentos y actúan antes de que los problemas escalen. Saben cómo ser asertivos: son firmes al comunicar sus expectativas y consecuencias sin necesidad de faltar al respeto o humillar.
  • Profesor con una colaboración sana: estos docentes están abiertos a escuchar a sus estudiantes, confían en su capacidad para mejorar y tratan de buscar soluciones juntos.

Todo esto suena excelente en la teoría, pero alcanzar unas habilidades prácticas de este calado conlleva:

  1. Ser consciente de nuestras fortalezas y debilidades.
  2. Formarse.
  3. Años de experiencia para mejorar.
  4. Contar con un sistema de gestión de la clase que nos sirva de brújula.

Profesores con estas características no nacen, sino que se hacen con el tiempo. No hay soluciones mágicas, pero lo bueno es que todas estas características pueden practicarse y desarrollarse. Tan importante es tener paciencia y resiliencia para crecer estas destrezas, como saber la dirección que hay que llevar en este camino de mejora contínua. Me gustaría compartir una cita con vosotros:

“Don’t go backward, but don’t let setbacks stop you either. Small regressions are part of progress. Sometimes we have to travel the same road a few times in order to really learn the lesson it has to teach us. It’s ok.”

“No retrocedas, pero no dejes que los diferentes reveses te paren tampoco. Las regresiones pequeñas son parte del progreso. Algunas veces necesitamos viajar varias veces un camino para aprender realmente lo que tiene que enseñarnos. Está bien.”

― Texto tomado de “7 Cups for the Searching Soul”

 

Revoluciona la Clase nace con el objetivo de ofrecer luz y guía en esta travesía. Inscríbete para recibir más artículos como este y estar al día de nuestros propuestas formativas.

Click here to subscribe

Este artículo continua las ideas de otro anterior, puedes consultar la parte inicial aquí:

https://revolucionalaclase.com/2017/05/10/tienes-que-ser-mas-malo-o-tus-estudiantes-no-te-van-a-tomar-en-serio/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: