Tengo 12 años y mis amigas son lo primero

Fuente: Pixabay

Para los doce años la mayoría de nuestros estudiantes han pasado a la adolescencia (y una parte de las chicas ya llevan un tiempo en ella). Debido a la explosión de su crecimiento corporal, los cambios se evidencian y necesitan abundante ejercicio, comida y horas de sueño. Para esta etapa, dos comportamientos suelen emerger con fuerza:

  1. Su mayor necesidad es estar con sus amigos; por lo que padres y profesores pasan a un segundo plano. En casa, este cambio se traduce en una mayor introversión y periodos más frecuentes de mal humor. Por dar algunos ejemplos, se produce un uso más frecuente de comunicación con monosílabos/gruñidos y una mayor resistencia a compartir detalles sobre su vida.  
  2. La búsqueda continúa de la identidad determina una gran atención a su apariencia (cortes de pelo, zapatillas, ropa de marca) y otras modas (música, series de televisión, o cualquier elemento que adolescentes de más edad consideren atractivo).

En resumen, durante los doce años es muy común que las minutos pasen a horas en frente del espejo y el teléfono para cubrir sus necesidades de identidad y amistades. Por la influencia que tienen otros compañeros de escuela en la formación de amistades y la identidad, los centros escolares pasan a ser el centro de su mundo (aunque no por razones educativas).

Al igual que en el año anterior, los chavales de doce años aprecian momentos para trabajar tanto en grupo como de forma individual. Uno de sus mayores retos es hacer organizarse con tareas pequeñas y mundanas (la tarea o la limpieza de su cuarto), por lo que las excusas son frecuentes e incluso pueden rayar lo absurdo. Aunque las personas de 12 años compensan esta debilidad con su capacidad para liderar en eventos escolares, ayudar a estudiantes más jóvenes o participar en proyectos que demuestren su valía (el periódico de la escuela, iniciativas de reciclaje, recaudar dinero para obras benéficas, etc.).

Respecto a su comportamiento en el aula, a menudo son difìciles de leer, por lo que interpretar sus palabras y actitudes no es tarea fácil (con tanto cambio en su cerebro y sus cuerpos, no sería raro que ellos mismos tampoco tengan claras sus intenciones). A pesar de esta circunstancia, tienen una gran necesidad de ser escuchados, especialmente en temas relacionados con lo que ellos consideran que es injusto en el aula y las normas de la clase.

Consejos para profesores:

  1. Haz un mayor esfuerzo por escucharlos.
  2. Ten en cuenta que a veces ni ellos mismos tienen claras las intenciones de sus palabras y actos.
  3. Las amistades son un arma de doble filo, sobre todo para el trabajo cooperativo. Para tus actividades cooperativas de larga duración, mi recomendación es que selecciones tú siempre los grupos. Sin embargo, para las de corta duración trata de incluir alguna en la que ellos mismos puedan elegir con quién van a trabajar.
  4. Cuando prepares tus lecciones, intenta añadir elementos en los que tengan oportunidad de reflexionar sobre su identidad y lo que es justo. Por ejemplo, para la clase de historia puedes pedirles que comparen su personalidad con la de un personaje histórico.
  5. En cuanto a las normas, es importante al principio de curso escuchar lo que tengan que decir y hacer algún cambio si es oportuno. Pero tu prioridad a largo plazo debe ser la firmeza y la constancia con las reglas de la clase.
  6. Como todos los adolescentes, los estudiantes de 11 años necesitan movimiento para poder aprender (usa brain breakers o ¨descansos mentales¨ de uno o dos minutos para fomentar su concentración).

Si estás interesado en usar movimiento para potenciar el aprendizaje de tus estudiantes, suscríbete a Revolucila la Clase y consigue la guía para incrementar el nivel de atención en tu aula usando descansos mentales (oportunidad disponible solo hasta julio de 2017).

Click here to subscribe

 

Bibliografía:

Chip Wood (1997): Yardsticks. Children in the classroom ages 4-14. A resource for parents and teachers, pp. 132-136.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: