Respeto en la escuela ¿estás cometiendo estos 9 errores?

respeto en la escuela

¿Las faltas de respeto en la escuela se pueden prevenir? Fuente de la imagen: morguefile.com

El respeto en la escuela es la columna vertebral de un centro sano.

El artículo de hoy vale su peso en oro, y no solo por el valorque tiene el respeto en la escuela, sino por las técnicas que voy a compartir contigo. Si las aplicas, vas a notar una transformación cuando te comuniques con tus estudiantes. Todos sabemos que los adolescentes son más proclives a las faltas de respeto. No obstante, los docentes tenemos más influencia de la que pensamos a la hora de prevenir este problema. Y la forma en que lo vamos a hacer es poniendo atención a nuestro lenguaje y nuestra actitud en el aula.

Respeto en la escuela

Respeto en el aula. Fuente de la imagen: Canva.

En un artículo anterior hablamos sobre la importancia de escuchar a nuestros alumnos para ganarnos su atención. En este, nos vamos a centrar en qué lenguaje utilizar para conseguir el mismo objetivo y fomentar el respeto en la escuela.  La clave va a estar en usar nuestra empatía con ellos al mismo tiempo que usamos el sentido crítico con nuestras palabras.

Los siguientes 9 métodos son ineficaces para conseguir que nuestros alumnos hagan lo que queramos ¿la razon? No fomentan una actitud de respeto en la escuela:

  1. Echar la culpa y acusar. Ejemplo: ¨ya lo has hecho otra vez, tú has tirado los rotuladores de la pizarra a la basura¨. Posibles respuestas del estudiante: ¨yo no lo he hecho¨, ¨lo hizo Javier¨ y mi favorita ¨para de gritarme¨ (aunque ni si quiera estemos alzando la voz).
  2. Insultar de forma directa o indirecta: ¨¿pero cómo se puede ser tan irresponsable de ponerse a jugar con las tijeras en la clase?¨ (cortó sin querer a un compañero). Posibles respuestas: ¨sí, soy estúpido¨ y ¨es que no hago nada bien¨.
  3. Órdenar: ¨Quiero que te pongas a trabajar ya. Deja de incordiar a tu compañera y empieza ahora¨. Posibles respuestas: ¨no me da la gana¨, ¨déjame en paz¨ y ¨lo haré cuando me salga¨.
  4. Echar un sermón: ¨Tenemos que hablar. Son tus erutos en la clase. A ti te parecerán divertidos, pero son una falta de educación. Te guste o no, la gente nos juzga por nuestros modales. Así que si necesitas hacerlo, por lo menos pide ir al baño o tápate la boca y discúlpate. Posibles respuestas: ¨los modales son para idiotas¨ y ¨me apetece tirarme un eruto¨.
  5. Advertir: ¨te estoy advirtiendo, si continúas interrumpiendo tanto en clase voy a llamar a casa.¨ Posibles respuestas: ¨Cómo si a mi madre le importase¨, ¨tú llama y ya verás¨, ¨no me importa, voy a hacer lo que me de la gana¨.
  6. El martirio: ¨trabajo muchas horas preparando las clases para qué ahora tengáis un comportamiento horrible. No me merezco esto, esas son las gracias que me dais¨. Posibles respuestas: ¨no es mi culpa que no sepas controlar a la clase¨, ¨anda, piérdete¨ y ¨¿y a mí que me cuentas?¨.
  7. Las comparaciones: ¿por qué crees que tu compañera Patricia consigue mejores notas? Si estuvieras atenta y te esforzases como ella, conseguirías aprobar. Posibles respuestas: ¨Patricia es una empollona insoportable¨, ¨¿Pero qué me estás contando?¨, ¨claro es que ella es tu preferida y a mí me tienes manía¨.
  8. El sarcasmo: ¨así que piensas estudiar para el examen el último día. Claro, como te ha ido tan bien hasta ahora con esa estrategia…¨. Posibles respuestas: ¨si quieres decir algo, dilo, no te antes con rodeos¨, ¨¿pero quién te crees que eres?¨ y ¨anda y que te den¨ (y el estudiante termina sin estudiar ni si quiera el último día porque ahora también le repele el profesor).
  9. La profecía: ¨si es que te lo dije, no toques el proyector, sabía que lo ibas a terminar rompiendo¨. Posibles respuestas: ¨¿de verdad está roto?¨, ¨ahora sí que la he liado buena¨, ¨como lo tenga que pagar mi madre, estoy perdido¨.

¿Quieres aprender alternativas eficaces basadas en el respeto en la escuela? ¿Te gusaría llevarte técnicas tan prácticas que puedes aplicar mañana mismo? Descárgalas gratis con el formulario de abajo.

Click here to subscribe

Bibliografía:

Adele Faber and Elaine Mazlish (2005): How to Talk so Teens Will Listen and Listen so Teens Will,  Kindle Format, pags. 22-24%.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: