9 razones para sonreír el primer día de clase.

Sonreír en el primer día de clase.

Fuente: Pixabay

¿Cómo? ¿Sonreír el primer día de clase tiene sentido? ¿Pero por qué?

¨Se duro con ellos, sobre todo el primer día¨: este fue el consejo que más escuché antes de iniciar mi viaje en la enseñanza. ¨¿Pero a qué se referían con duro? Veamos algunas definiciones de la RAE para ¨duro¨en cuanto al carácter o al trato:

Sonreír el primer día de clase.

Fuente: rae.es

Desde luego, estas definiciones de dureza no son cualidades realmente deseables en un docente. En un artículo anterior hablábamos sobre la disciplina positiva y su filosofía de enseñanza ¨firme pero amable¨. Las dos cualidades no están reñidas, y es que uno puede mantener su posición de autoridad en la clase sin necesidad de ser un ogro.

En Estados Unidos existe el mito entre los profesores que no es bueno sonreir hasta que llegue noviembre. La razón que hay detrás es que tus estudiantes lo pueden ver como debilidad y aprovecharse de ti.

Sin embargo, cada vez hay más docentes que no están de acuerdo y que creen que la autoridad no está reñida con la amabilidad. Y en este planteamiento, está incluido el primer día de clase.

Uno de ellos es Michael Linsin, profesor y autor del blog Smart Classroom Management. De acuerdo con este docente, nuestros estudiantes nos ven débiles cuando no cumplimos con nuestra palabra. Es decir, cuando no hacemos lo que decimos que va a pasar si no se cumplen las normas. De acuerdo con Michael, es posible ser firme y a la vez ofrecer una sonrisa sincera en los momentos adecuados. Con este objetivo, hoy voy a compartir contigo las 9 razones para ser generoso con tu sonrisa desde el primer día de clase.

Para acceder a la lista con estas 9 potentes razones, rellena el formulario y te la mandamos a tu email de forma gratuita:

Click here to subscribe

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: