Sermones o economía del lenguaje ¿qué es más efectivo con adolescentes?

Economía del lenguaje.

Sermones vs economía del lenguaje. Fuente: pixabay.com

¿Como nos puede ayudar la economía del lenguaje en el aula? ¿Son los sermones contraproducentes? Los adolescentes tienen una capacidad de atención más limitada y esta se reduce aún más cuando se sienten a la defensiva. Su capacidad para desconectar y no escuchar se activa cada vez que se sienten sermoneados.

Ya sabes, sus ojos se ponen a mirar para arriba como muestra de irritación, o pretenden que están escuchando cuando en realidad no es así. Aquí tenemos un ejemplo de sermón en el aula: ¨tenemos que hablar. Son tus eructos en la clase. A ti te parecerán divertidos, pero son una falta de educación. Te guste o no, la gente nos juzga por nuestros modales. Así que si necesitas hacerlo, por lo menos pide ir al baño o tápate la boca y discúlpate.¨

A parte de ser inefectiva y larga, este tipo de comunicación invita a que la otra parte rebata tus argumentos: ¨los modales son para idiotas¨, ¨a mí eso me importa un bledo¨, etc. Para evitar este problema, lo mejor es usar la economía del lenguaje. Ser breve y preciso en este tipo de interacciones tiene varias ventajas:

  1. Se tiene más garantías de que el estudiante te preste atención.
  2. Es más probable que el alumno entienda lo que se espera de él.
  3. Por las dos razones de más arriba hay más posibilidades que el estudiante esté más motivado a cooperar.

Por eso, la próxima vez que tengas la tentación de echar un sermón a un estudiante, se breve y simplemente comparte tus expectativas y la consecuencia (en el caso de que sea oportuno). De esta forma, ahorrarás energía a ambos y centrarás la atención en donde de verdad importa.

¿Quieres aprender buenas prácticas como esta que fomentan la cooperación y el respeto en el aula? ¿Te gustaría llevarte técnicas tan prácticas que puedes aplicar mañana mismo? Descárgalas gratis con el formulario de abajo.

Click here to subscribe

Bibliografía:

Adele Faber and Elaine Mazlish (2005): How to Talk so Teens Will Listen and Listen so Teens Will,  Kindle Format, p. 26%.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: