¿Pueden mis estudiantes autorregular su mal comportamiento?

Mal comportamiento.

El mal comportamiento es una oportunidad para el desarrollo madurativo de nuestros estudiantes. Fuente: Pixabay.

El mal comportamiento forma parte del día a día del aula. Ante este reto, muchos docentes se frustran y buscan respuestas. Hoy me gustaría compartir con vosotros una técnica americana de gestión de aula que va a ayudar a que tus estudiantes se autorregulen.

El nombre de esta técnica es ¨toma un descanso¨ (take a break en inglés). La he usado yo mismo en mis clases del primer ciclo de secundaria, por lo que conozco de primera mano su potencial y limitaciones con ese grupo de edad. El funcionamiento de esta técnica es relativamente sencillo:

  1. El profesor sitúa de antemano una silla en un lugar apartado de la clase pero mirando a la pizarra (si es una clase difícil puede haber dos sillas en dos lugares distintos).
  2. Cuando un estudiante tiene mal comportamiento, se le pide que ¨tome un descanso¨ (en la silla).
  3. El estudiante permanece sentado con una postura normal en la silla entre 1 y 3 minutos.
  4. Durante ese tiempo, el estudiante sigue el siguiente proceso para autorregular su comportamiento: 1) Senerenarse. 2) Pensar cuál es la causa de que esté allí. 3) Crear un plan de mejora para modificar su conducta y regresar su aprendizaje.
  5. El estudiante vuelve a su asiento original y continúa con su aprendizaje como si nada hubiera pasado.

Es crucial resaltar que la actitud del docente respesto a esta técnica no tiene que ser la de aplicación de un castigo.

Lo que esta técnica pretende es dar una oportunidad al estudiante de solucionar su problema sin necesidad de aplicar otras técnicas más fuertes. Por eso, la actitud mental del docente a la hora de aplicar esta técnica debe ser la siguiente:

Es normal cometer errores, te estoy dando la oportunidad de que autorregules tu conducta para que no tengamos que llegar más lejos.

El mal comportamiento se produce a menudo por los impulsos que nuestros estudiantes tienen en su cerebro menos madurado. Con esta técnica conseguimos un doble objetivo:

  1. Ponemos medios para que el estudiante solucione un problema de gestión de aula.
  2. Esta técnica permite al estudiante practicar el autocontrol y la responsabilidad independiente.

Evidentemente, esta técnica no va a ser la solución final para todos tus problemas y cada estudiante es diferente. Con algunos funcionará mejor que otros, por lo que es nuestra responsabilidad conocer qué técnicas van a ayudar más a cada uno de nuestros estudiantes. Aún así es muy recomendable tenerla a mano, ya que suele ser efectiva con una buena parte de nuestro alumnado.

Si te ha interesado este artículo, seguro que te va a encantar la guía para introducir esta técnica en el aula. Este documento incluye paso a paso la forma de presentar y practicar esta técnica con tus estudiantes antes de iniciar su aplicación. Para conseguir la guía ahora, simplemente rellena el cuestionario de abajo:

Click here to subscribe

Bibliografía

Linda Crawford y Christopher Hagedorn (2009): Classroom discipline. Guiding adolescents to responsible independence, The Origins Program, Minneapolis, p. 170 y 173.

 

2 Comments

  1. Belén enero 15, 2018
    • sanchezjonatan enero 15, 2018

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: